Cronología y estilos de jazz

"Aprender música leyendo teoría musical es como hacer el amor por correo"
Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#71 » Dom May 01, 2016 6:00 pm

- Thelonious Monk.

Monk no perteneció a ninguna corriente, salvo a la de él mismo. Y la de él mismo ha sido casi siempre la misma. Es cierto que un oyente astuto y que siga la cronología verá un abandono progresivo de los tempos rápidos por los medios-lentos. Pero nada en realidad que no impida a un oyente mínimamente entendido en jazz en saber que quien toca es Monk.

Monk es la figura compositiva e interpretativa del jazz más solida por ello. En Monk hay una permanencia y un discurso. Las piezas de Monk son, normalmente incantables, no parece que el arte del canto le importase una higa a Monk, estamos pues ante un compositor instrumental. Monk, si es que hay alguien que no lo sepa, era pianista y toda su producción son piezas de piano que se pueden tocar con algo más. En Monk el acorde es fundamental. Monk es un poco arquitecto y sus piezas tienen la solidez necesaria que ha de tener un edificio. Pero son edificios mínimos. A veces, basta una pequeña síncopa o un pequeño contrapunto para dar carácter a un tema. Por ejemplo, el archiconocido Blue Monk, en el que casi todos los nóveles y no tan nóveles tropiezan en una corchea adelantada en el undécimo compás, una síncopa que hace que muchos se crucen. Algunos han puesto letra a los temas de Monk, cosa que, en fin, vamos a pasar página.

Monk es mucho mejor compositor que otros que pretenden hacer algo moderno y les sale un churro aburrido o incomprensible, como por ejemplo, Chick Corea, Charles Mingus o Wyne Shorter. Lo moderno de Monk es la depurada comprensión de la alteración disonante en algunos acordes. Dado que entiende muy bien lo que quiere, Monk no es sofisticado ni necesita de sofisticación para ser interpretado. Yo soy un reconocido intérprete de este hombre y no porque yo sea un buen pianista (Ya han visto el macarrónico vídeo) sino porque yo, modestamente, soy lo contrario de la sofisticación.

Sin embargo, el mundo SÍ es sofisticado. El mundo prefiere la sofisticación a la sencillez porque la sencillez le parece que es como ir en bolas al mundo. Por ello, Monk no fue una influencia destacable en su momento. La gente no se inspiraba en Monk para tocar, salvando a algunos, como a Gillespie (al piano) o a Horace Silver, Hampton Hawes, Bud Powell (La influencia fue mutua), quizá Montoliú a veces. Ni siquiera Charlie Rose, su saxofonista de siempre es monkiano. No, la gente se tiró por la cuesta de Parker en un principio y la de Mingus en otro momento. No quiero decir que todos los músicos fueran sofisticados: no lo fueron más que en vida de Parker y después del hard bop, a mediados de los sesenta. Los contemporáneos de Monk no vieron a Monk como a alguien a quien hubiera que imitar, sino a otro músico más, genial, pero propio.

La tremenda influencia de Monk se da a partir de los ochenta, con Monk ya fallecido. El mundo se hace devoto de Monk y aunque incomprendido por algunos, a nadie se le hace difícil escucharlo. (Bueno, me confiesan algunos que mi entusiasmo por su música no es tan compartido como yo creo, cosa que me asombra un poco) En casi todos los discos grabados desde 1980 hasta hoy y en casi todos los conciertos, hay un tema de Monk. Y eso es un éxito brutal de un compositor.

En Monk se da, de una manera patente (yo sostengo que de una manera precisamente calculada) la inclusión de la "imprecisión" en el jazz. Para la mente de Monk, la música de un negro debe ser imprecisa, porque la precisión es antitética con el swing y con lo popular. Es tal la convicción en ello que las famosas "imprecisiones" no sólo están en su manera aparentemente torpe de tocar, si no que forman parte de sus partituras. Son incontables los ejemplos, uno de ellos, esa citada corchea adelantada en Blue Monk....para hay tantas como partituras. Digánme una y les muestro la imprecisión.

En la ejecución, Monk señala este asunto de una manera totalmente patente. Es como si dijera: ¿Pero es que no os habéis enterado de que el jazz es música de bar de putas? Como los verdaderos artistas importantes, Monk hace grandes obras a partir de roles baladíes. Un buen pintor hace un cuadro sin olvidar que este cuadro ha de decorar una pared. Para hacer un alegato filosófico ya está el libro. Monk hace música para disfrutar un rato....y vuelca su alma en ella.

Porque otra característica de Monk es que siempre improvisa.

Me explico. Los músicos, en su mayor parte, en realidad improvisan poco. Más bien practican mucho, copian mucho y recuerdan mucho en directo lo estudiado. Hay músicos que repiten, nota por nota, sus improvisaciones. No todos, claro está, pero casi todos los músicos de segunda y tercera fila, en realidad repiten ensayos y escalas.

El mismo Parker....tenía 100 frases que repetía e intercalaba. En realidad su arte era más combinatoria que sentida y por ello....a mí no me llega. Parker sabe que se va a acordar de todo aunque esté medio grogui. Monk no está seguro. Monk se acuerda una décima de segundo antes de tocar.

Si quieren saber si un músico improvisa de verdad, mírenle el sobaco o la frente. El que improvisa de verdad, suda como un pollo. El que repite aplicadamente un estudio, no.

Monk toca y él está también pendiente de qué va a venir ahora. Él es un espectador más....Y eso es genial!! Ahora que podemos ver tantos vídeos en Youtube podemos ver que este hombre estaba en trance al tocar. Colgaré el vídeo de "Lulu's Back in Town" que lo demuestra (si sigue disponible) Pero cuando yo aprecié esto, jamás había visto una imagen de Monk en movimiento. Esa sinceridad y ese poco miedo a meter la gamba al tocar, también DEBE SER una característica del jazz, según Monk. No soy seguidor de los toros, pero creo que Curro Romero despertaba pasiones por esto mismo. La gente podía salir cabreada 99 de cada 100 corridas con tal de ver una "sentida". En el caso de Monk, las estadísticas son inversas, pero eso es porque un piano no suele cornear, aunque algunos tienen teclas que parecen los dientes con caries de un vagabundo. Y está más desequilibradas que la política de un cierto ayuntamiento capitalino y desafinan más que un tal Pedro explicando sus virtudes morales.

Monk compuso 73 temas, de los cuales tocó habitualmente unos cincuenta, más otros treinta que le gustaban de otros compositores. Al menos 15 son temas de su época joven, influidos por el Be Bop y no los volvió atacar después de 1946.


En este vídeo, grabado en Dinamarca en 1966, se puede ver todo lo que digo. Aunque no me atrevería a decir que los paseos que da mientras otros tocan y ese baile como descompasado fuera fruto del trance (podría muy bien ser un "numerito"), las caras al tocar, que se ven de vez en cuando desde la cámara frontal, no dejan lugar a dudas de que este hombre estaba en una tensión tremenda al improvisar. Este vídeo se lo describí a Ignasi Terraza (el pianista "bizco" que decía Gloria el otro día, pero que es ciego) E Ignasi me agradeció que le describiera esa tensión. Vean el sudor que tiene antes de tocar y el de después. "Iba con Chaqueta y corbata" podrá decir alguien, pero antes también iba así y no tenía ni una gota de sudor. Es justo después de tocar el segundo tema (Don't Blame Me, creo) cuando se le dispara el sudor, fruto de la tensión. Véanlo entero si son monkianos y no lo vean si son de Bill Evans.

https://www.youtube.com/watch?v=9lI8MojtIow
Fósil mordedor, poco ladrador.

Avatar de Usuario
Pastinaca
Sumo hacedor
Mensajes: 6571

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#72 » Dom May 01, 2016 6:35 pm

No sé si recuerdo bien la cita exacta, pero Luis Martín decía que cada nota de Monk estaba destinada a corregir un error anterior, y esa misma corrección era en sí misma un error que corregir en la nota siguiente.

Avatar de Usuario
Pastinaca
Sumo hacedor
Mensajes: 6571

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#73 » Dom May 01, 2016 7:06 pm

El puto anillo me estaba sacando de quicio. Ojú.

Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#74 » Dom May 01, 2016 7:13 pm

Pudiera ser. Aunque mejor no intentar hacer una teoría general lo que es pura improvisación. Cierto es que Monk es muy sutil. Me doy cuenta de que muchas veces toca fuerte y percusivamente una disonancia (un "error") y si oyes bien, hay un eco después que es el correcto. Es decir, percute y significa el "error", pero por otro lado y con otro dedo toca suavemente la nota buena y la mantiene para que se oiga después de la errónea.

Me parece interesante el que quede clara esa idea de que el jazz, con Monk (y con otros, claro, por ejemplo, Miles Davis) QUIERE DIFERENCIARSE de la música blanca, que es pulcra. Luego citaré a otros músicos que han hecho lo contrario que Monk y han partido el jazz en dos partes....desgraciadamente de diferente tamaño.

Según una amiga muy observadora, ese anillo pesado en el meñique ayuda a las disonancias....que suelen darse con ese dedo!!. Realmente si uno se pone un anillo de medio kilo en el dedo meñique, eso se nota al tocar....

Sutil, todo muy sutil, aunque parezca bruto.
Fósil mordedor, poco ladrador.

Avatar de Usuario
Pastinaca
Sumo hacedor
Mensajes: 6571

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#75 » Dom May 01, 2016 7:28 pm

Iba a sugerir esa teoría, pero me parecía demasiado disparatada.

Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#76 » Lun May 02, 2016 6:51 am

- La Tradición contraria a Monk. (Que a su vez se inicia con Willy the Lion Smith un delicioso pianista muy "art dejó" y sobre todo, Louis Amstrong)

Está el negro que no quiere impresionar a nadie (Monk, Willy, Armstrong y otros), sino hacer música a su manera (que incluye necesariamente el error, pues ningún negro como Dios manda "estudia una mierda en casa") Y hay un negro contrario a éste del que voy a hablar y que sí quiere impresionar y se enfrenta rápidamente a los rigores de tocar bien.

Esta tradición comienza con Jelly Roll Morton, que era un pianista poco dotado y muy autodidacta y muy arrogante (Su nombre; "brazo de gitano" Morton, en alusión al tamaño de su tercer brazo, lo dice todo) Morton presumió siempre de ser el inventor del jazz. Morton comenzó una tradición nacida de la segregación racial y de los complejos que ello conllevaba: el negro que quiere impresionar al blanco con sus "destrezas" y ligar de paso a las embobadas negritas que son en realidad las únicas que le hacen caso. Jelly no llegó muy lejos porque no dejaba de ser un negro típico más follador que practicante. Lo siguió Fats Waller. Lo siguieron todos los pianistas del boogie-woogie (Ese estilo que se basa en una potente mano izquierda que pulsa los bajos con soltura y con un fuerte ritmo binario). Este jazz se va sofisticando. Me parece que Ellington pertenece a esta corriente, aunque Ellington tiene valores que trascienden esa relativa limitación. Aquí nace, después del boogie, el "stride piano", un estilo parecido al Boogie, pero dando acordes en vez de notas con la izquierda. (Monk estará muy influido por el stride)

Esta corriente languidece rápidamente ante la irrupción de músicos blancos que son capaces de estudiar mucho más que los negros, pues tienen casa, instrumento y mujer hacendosa. Este blanco que desplaza al negro tiene como ejemplo a Benny Goodman (Que adquiere un swing irrefutable, por cierto, aunque algo hay que aburre en sus bandas)

El Bop en gran medida es la respuesta a esto: una respuesta cerebral, virtuosa, aunque también "imprecisa".

El músico que lo cambia todo y es la base de esta corriente que me estoy inventando, es Art Tatum.

Art Tatum es al piano lo que Charlie Parker al saxo: La puta hostia. Art tatum, un negro ciego, feo y gordo, toca de una manera perfecta. Art impresionó a todos los músicos de la época, blancos, negros o amarillos. Rubinstein dijo de él que era imposible para nadie llegar a su nivel. Art toca y lo toca todo. Se dice que le costó mucho sacar una pieza que había oído....y cuando la tocó....la gente casi se desmaya: lo que había oído fue una versión a cuatro manos. Art provoca la vergüenza de muchos, pues se ven inmediatamente relegados a un papel irrisorio como pianistas "serios". Hay músicos que son inmunes a la barbaridad de Tatum, pero Art siembra la semilla de la envidia sana: "He de tocar como él" se dicen muchos y se ponen a estudiar y a practicar.

El problema de Art es que aún teniendo su música todo el swig que ha de tener, éste está arropado por tal cantidad de notas, todas bien tocadas, que nadie puede hacer otra cosa que o estar completamente atento o irse por las nubes. Art toca un jazz que exige total atención. Aún así, su jazz no es rompedor. Es demasiado diatónico en comparación con lo que hace Monk u otro pianista malévolo en lo armónico: el también ciego Lenny Tristano. Aparte tiene un gusto, cómo lo diría...infantil. Sus travesuras pianísticas son inmaduras, como las de un niño grande que ha jugado poco en la calle. Por ello, uno, después del notable esfuerzo que supone ponerse a oír a Tatum, termina con la sensación de haber oído "musiquilla".

Esta idea mía, que estoy seguro que es también o fue también la idea de músicos como Monk (que jamás hablaron de Tatum, que se sepa) sin embargo no caló en otros muchos músicos que quisieron ponerse a estudiar. De ahí salen algunos músicos muy influyentes. uno: Oscar Peterson, un pianista casi tan dotado como Tatum. Otro: Amad Jamal. El más importante: Bill Evans.

Bill Evans es un músico blanco, atildado, que entra en la escena del jazz de la mano de Miles Davis (aunque llevaba ya unos años tocando con gente más desconocida) y pronto se hace un importante hueco. Bill es melancólico y tiene un toque que encanta a los blancos, porque es casi clásico. A Davis le gusta, porque Davis es amante de ciertas sutilezas del piano que no encuentra en músicos raciales como Monk. Evans participa en el ultra famoso disco Kind of Blue de Davis y esto lo consagra. Rápidamente se independiza e inicia su carrera. Se une a Scott LaFaro, un contrabajista blanco con el que tocan algo parecido a música contrapuntística que encanta a ambos y encanta a todos los oyentes de música occidental. Esta unión pone en éxtasis a Evans, que disfruta como un mico haciendo esa música que casi nada tiene que ver con el jazz. Pero como es un músico de jazz que "tocó con Davis" la gente cree que hace jazz. LaFaro, que es muy joven, muere de golpe en un accidente de coche, lo que sume en la estupefacción al público y sobre todo, a Evans. Evans se deprime y cuando vuelve graba mucho. Hay versiones de Evans de todos los estándares que uno puede imaginar. Graba y deshecha.

A mí no me interesa Evans, lo reconozco y no soy muy imparcial aquí. Su música me parece que está o pretende estar mucho mas cerca de la música de cámara que del jazz. Pero el jazz es una música que se improvisa al momento y sólo usando el ritmo (y la imprecisión....) se puede hacer algo mejor sobre el escenario que sobre el escritorio como ya hacía Beethoven. Evans no es muy rítmico tocando (Aunque no por limitaciones musicales: Evans me encanta cuando el proyecto no es suyo y él sólo acompaña o improvisa cuando le dicen) Evans tiene todas las cosas que tiene que tener el jazz, menos el sudor.

Evans crea una escuela, la más nutrida de músicos de jazz, entre los que están muchos negros, como Charlie Mingus y quizá algunos músicos "free". Luego influye en muchos músicos que se hacen famosos en la década de los 70. Y es seguido hoy en día por millones de músicos que salen del conservatorio con una carrera de "jazz", cosa que es de lo más absurdo que se ha visto nunca. O sea, es que es muy difícil no oír a Evans al saxo, a Evans al piano, a Evans al bajo, a Evans a la flauta travesera. Evans es el padre de Petrucciani, de Chano Domínguez, de Michel Camilo, de miles de chinos. Esas notitas tan bien tocaditas y tan bien puestecitas es lo que hay. El hijo tonto de Evans es Keith Jarret, un mero tocador de la escala de Fa menor.

Bueno, está bien, pero que sepan que yo no disfruto con eso.

Quiero decir algo: Muchos seguidores de Evans han tocado música personal y han hecho una carrera interesante. El problema es que hay tantísimos otros que han considerado al jazz como una herramienta para reflejar sólo su imagen narcisista y baladí, que han tocado poquito pareciendo que han tocado muchito, que yo le tengo alergia a todo esto. Un poco de polen está bien en el desayuno. Una nube de polen provoca un estornudo, Cagüendiez.

Luego sigo.
Fósil mordedor, poco ladrador.

Avatar de Usuario
Pastinaca
Sumo hacedor
Mensajes: 6571

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#77 » Lun May 02, 2016 9:30 am

Y nosotros seguimos disfrutando de esa adoración suya por el jazz de negros casi recién salidos de las plantaciones, de garitos porteños en los que el humo del tabaco se puede cortar, de sentarse al piano con un 0.8 de alcohol en sangre, de sudores, de errores, de autodidactas y de profesores de conservatorio horrorizados y en perpetuo persignarse.

Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#78 » Mié May 04, 2016 6:21 pm

Gracias, sigo.

- Miles Davis.

Miles Davis es el tronco humano sobre el que se vertebra todo el jazz moderno. Este hombre increíble sumó a su talento, más o menos normal, una suerte y un estar siempre donde debía (y donde no debía) que lo han convertido en un mito a la altura de Napoleón para los amantes del jazz. Davis es un gigante de la humanidad en el sentido de que ha moldeado en su entorno el desarrollo de la historia. Napoleón creó las bases de la democracia y del Estado modernos y Miles creó y vertebró y dio sentido a la nueva música negra americana.

Miles era un tipo muy, muy inteligente. Les recomiendo encarecidamente que compren su autobiografía, co-escrita con Quincey Troupe. No les servirá sólo a los que quieran saber de jazz. Es un libro a la altura de los grandes libros americanos como En el Camino o Luz de Agosto. Escrito de una manera potentísima, que respeta el estilo oral en que se ve que está desarrollado, el libro es también una reflexión sobre la música, las drogas y la voluntad humana. Si después de leer este libro alguien dice que Miles era un cabrón, le parto la cara. Era un hijo puta, que es distinto. Si lo leen, entenderán la frase. No la encontrarán en libro físico, pues la guillotina se cebó en él hace tiempo, pero he mirado en internet y se puede bajar como e-book. Es una pena, pues es un libro que hay que tocar y leer poco a poco.

La historia que cuenta ese libro es la historia heroica de una raza que atesora la elegancia, subyugada por otra raza que no es ni mucho menos tan elegante. Esa raza, la raza negra, que tiene por costumbre y hasta quizá por selección natural un amor por el tambor, se recrea con eso que empieza a ser el jazz. Pero el jazz lo crean unos cuantos de esos negros. Hemos hablado ya de muchos. Miles estuvo con todos ellos. Unas veces como adláter, otras como jefe. Casi siempre como jefe. Pero estuvo y conoció a todos. Y eso tiene tela.

Miles es trompetista, como saben, pero también era pianista y un hombre formado que sabía de música bastante más que los que lo rodeaban (como Dizzy gillespie) Miles era hijo de un odontólogo en St. Louis, Illinois, uno de los primeros hombres negros con carrera de médico. El padre de Miles era un hombre serio y muy critico con los blancos de las leyes de segregación racial.

Esta clase social lo proveyó de una educación con la que se pudo incorporar de muy joven en las bandas que empezaban en Nueva York. De joven fue a estudiar allí, pero al poco pudo comprobar que tocando con un cierto tipo que vino de Kansas llamado "bird", aprendía mucho más que en clase, así que a lo tonto y sin abrir mucho la boca, se incorporó a las bandas de Charlie Parker. Imaginen: tocar con Charlie Parker con dieciocho años. El inteligente Miles hizo dos cosas: Aprender a tocar del maestro y no aprender a drogarse como el maestro. Miles no probó el alcohol ni las drogas, al menos durante los primeros años cruciales en los que se formó como intérprete.

Miles, en unos cuantos años se ganó la fama de ser un tipo con el que se podía contar: no llegaba tarde a las actuaciones y gustaba de ensayar y de trabajar los temas, al contrario que la mayoría de sus contemporáneos.

Vale, Parker co-inventó el Bop. Pero Parker era un yonki tremendo. Cuando se está dominado por el monstruo de la droga, no sirves para otra cosa que para esperar a otra dosis. Es decir, que esa revolución que podía hacer el negro no la podía hacer ese negro en concreto, porque estaba grogui. Los otros que pudieron: Monk, no porque no le interesaba un pimiento otra cosa que su música, Ellington tampoco, pues no le interesaba otra cosa que su negocio y su chaqué, Gillespie no....y no sé porqué....quizá la suerte. Armstrong...era un hombre muy querido y respetado...pero su papel de negro sonriente lo convirtió en un epítome del Tío Tom para cantidad de músicos negros. Y así. El que iba a conducir esa revolución y darle forma era el negrito no muy alto y siempre serio al que no se podía faltar al respeto.

Noten que he citado a tres trompetistas...

Sigo
Fósil mordedor, poco ladrador.

Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#79 » Sab May 07, 2016 10:21 pm

Miles, conoció a Gil Evans, un compositor y pianista blanco con el que congenió inmediatamente. Las avanzadas ideas armónicas de Gil Evans prendieron la mente de Davis, el cual se animó a organizar un grupo de nueve músicos que causó sensación y que llamó la atención de una discográfica que le ofreció grabar como líder un disco en 1948 recopilatorio de esos temas que tocaban.

El disco se llamó "Birth of the Cool", en contraposición a "Birth of the Blues", un tema bastante ñoño, que no encuentro en qué año se compuso.

La palabra "cool" cuajó y dio origen a una corriente de jazz que era, fundamentalmente, "eso que tocaba Miles Davis" y que era, entre otras cosas, una contraposición al frenético ritmo de corcheas a 200 pulsos (o sea, cuatrocientas notas por minuto) Davis podía tocar perfectamente a toda velocidad, no son pocos los discos donde esto queda patente, pero su espíritu inteligente y quizá algo melancólico lo llevó en esa época a tocar temas más bien lentos. Los arreglos de Gil Evans dieron de nuevo importancia a la melodía, que había ido perdiendo importancia en la época Bop y que prácticamente era un trámite para dar paso a las frenéticas improvisaciones de Parker y sus esforzados seguidores. Esa importancia de la melodía invitaba a recrearse en ella, más que a huir de ella. Ese Cool es un "tranquilo, tronco".

Miles viajó a París ya famoso gracias a ese disco y fue recibido como "un monarca", casi como Napoleón o eso le pareció a Davis. Miles quedó impactado al ver cómo podía ser su vida si en vez de en Estados Unidos, viviese en Europa. Amante y ególatra, Davis se sintió en las nubes. Se echó una novia blanca allí (a pesar de estar casado en USA) y estuvo una semana enamorado como un chaval, sin entender él francés y ella inglés.

Cuando volvió, se topó de bruces con la realidad racista de su país. Ya en el aeropuerto lo trataron como a un medio muerto de hambre.

No tardó ni dos semanas en caer en la heroína como consecuencia de la rabia tremenda de ver que volvía a ser un ciudadano de tercera en su propio país. Nunca se había drogado, pero este shock lo destruyó....o casi.

Sigo....
Fósil mordedor, poco ladrador.

Avatar de Usuario
Cagüen thor
Mensajes: 3145

Re: Cronología y estilos de jazz

Mensaje#80 » Dom May 08, 2016 12:10 pm

Miles atravesó una etapa muy dura como yonki (adicto a la heroína) desde 1949 a 1954. Según nos cuenta en su desgarradora autobiografía. Ésto era para él algo penoso por cuanto lo lanzó a lo peor: la pérdida de la elegancia, la pérdida de la moral (por cuanto sableaba a todo cristo para conseguir dinero o chuleaba a mujeres) y la pérdida de su carrera musical.

En 1954, saliendo cómo podía de la adicción, y ya un consumidor más esporádico, Miles se sintió mejor y conoció a Horace Silver, con el que grabó un disco, 'Walkin'" que fue fundamental para su recuperación musical. Un trompetista necesita tener los carrillos con un buen tono muscular para tocar bien, la grabación de ese disco coincidió con el fuego que ponía Silver en el Piano, el ritmo estupendo y sofisticado de Kenny Clarke a la batería y la frescura bocal de Miles en ese momento. Con ese disco, Miles volvió a la escena musical como hombre recuperado.

Iba a iniciar su carrera personal. Miles representa mejor que nadie la historia del jazz moderno: una música que ha avanzado más que ninguna otra en menos tiempo. Mientras que la música clásica avanzaba a pasos de setenta u ochenta años (del barroco al romanticismo hay trescientos años), el jazz ha quemado sus naves en plazos de diez años o menos. Se pasa del swing al bop, y del bop al cool y del cool al free en 20 años. Miles es uno que estuvo siempre en cada innovación, salvo la del free, que detestaba.

Después de señalar el camino del Cool (camino que él no consideró sino como una "parida") Miles graba discos muy buenos en los cinco años siguientes, culminando con Kind of Blue, el disco más valorado de la historia del jazz por la crítica. Aunque él mismo no le concede mucha impotencia, Kind of Blue, que está integrado por el grupo de Miles del momento: John Coltrane (TS), Cannonball Adderly (AS), Bill Evans (P), Paul Chambers (B) y Jimmy Cobb (D) marca un tipo de jazz que dura hasta hoy: El jazz culto pero improvisado y cocinado al momento. Posiblemente Kind of Blue da paso al free jazz, pero en un sentido que prescinde de lo culto, cosa que deplora Davis. Este grupo cosecha sonoros éxitos que convierten a Miles en un mito. A la música que se deriva de Kind of Blue se la denomina por la crítica "modal", dado que se improvisa más según el modo que según la sucesión de acordes. Es decir, si en el Bop, las estructuras siguen una lógica de frases de dos o cuatro compases a lo sumo; el jazz modal puede estar todo el rato en en un acorde, un acorde que señala un "modo", por ejemplo, si el acorde es menor, normalmente, el modo dórico (en Do mayor, la escala de blancas del piano, el "modo dórico" es el que empieza desde re, es decir: re, mi, fa, sol, la, si y do. Aunque puede parecer que eso es lo mismo que do mayor, es re menor dórico, por la diferente situación de los acentos) Las improvisaciones se vuelven más reflexivas o "melancólicas". No tener que pensar en cada cambio de modo que viene cada dos compases (o cada medio compás en los más enrevesados temas de Coltrane) hace que puedas pensar en algo diferente a los labios o los dedos.

Realmente Davis no valoró esto en exceso. Davis es un músico de pura cepa que no ama especialmente la música conceptual ni la música grabada en un disco. Para él (y para mí) el jazz es tocar en directo. El jazz es "la parida" que se te ocurra en ese momento. Sólo si la parida es una ocurrencia y no el reflejo de un sesudo ensayo, la "parida" es interesante o tiene gracia.

Creo que esto es fundamental señalarlo y creo que la mayor adulteración del jazz viene de la mano de "contadores de chistes" (músicos) que aprenden de memoria un chiste (una improvisación) y así pasan por graciosos (sin serlo) De ahí mi vehemencia en este hecho que yo siempre veo clarísimo gracias a Dios.

Sigo.
Fósil mordedor, poco ladrador.

Volver a “Música”

cron